03 marzo 2014

Apple pide perdón

El mundo recibió ayer la prueba más evidente de que, efectivamente, su fundador, Steve Jobs, se murió hace un año: Apple pidió perdón. El consejero delegado de la empresa, Tim Cook, colgó en la web corporativa de la empresa una carta en la que se disculpa por el servicio de mapas que ha incluido en su nuevo teléfono móvil, el iPhone 5. Ése era el primer intento de Apple de entrar en la creación de contenidos en mapas, y el resultado ha sido catastrófico. Los usuarios se han encontrado en un universo paralelo, con ciudades que no existen y calles cambiadas.

Cook también recuerda a sus clientes que entre las aplicaciones del iPhone hay numerosos servicios de mapas, incluyendo los de Microsoft (Bing) y MapQuest. E incluso llega al extremo de sugerirles que vayan a otras web, y usen los mapas de Google (la bestia negra de Apple) y Nokia. Paradójicamente, Google no ha desarrollado aún una aplicación de sus mapas para el iPhone, ya que hasta ahora esos teléfonos incorporaban de fábrica ese servicio.

La controversia también pone de manifiesto otro elemento, quizá más preocupante y derivado de la ausencia de Jobs: Apple ha lanzado un producto muy lejos de la perfección técnica característica del neurótico fundador de la empresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario