02 junio 2013

Navegar con un móvil a 150 megas con Vodafone

Desde ayer es posible en España navegar en el móvil o la tableta a una velocidad hasta hace poco impensable en redes de telefonía, entre 100 y 150 Mbps de descarga de datos y hasta 50 Mbps de subida. Ésa es la promesa de la conocida como 4G o LTE, la evolución de los estándares de conexión de datos actuales que una operadora, Vodafone, ya ofrece como producto comercial.

Por el momento, está disponible sólo en siete ciudades españolas: Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga, Palma de Mallorca, Sevilla y Valencia. La cobertura es limitada. Estas ciudades suman el 55% de la población española, pero dentro de estas áreas urbanas la señal 4G variará en intensidad según la zona, y la señal podría no llegar al interior de muchos edificios.

Por ahora hay pocos dispositivos, además, capaces de aprovechar estas redes. Aparte de los módems 4G para ordenadores se podrá acceder a ellas con el Sam sung Galaxy S4, los modelos Sony Xperia Z y SP, el LG Optimus G, el HTC One, el Huawei Ascend P2, los Lumia 920 de Nokia y la Blackberry Q10. La última generación de dispositivos Apple (iPhone 5, iPad de cuarta generación y iPad mini) serán también compatibles con una actualización de software. 

La oferta de Vodafone se integra dentro de los planes tradicionales de smartphone y tableta (RED3, RED3 Pro y RED4), pero el acceso a esta nueva alta velocidad tendrá un suplemento mensual de nueve euros al mes. En cualquier caso, durante los primeros tres meses, y a modo de promoción, la conexión 4G será gratuita para quienes ya tienen estas tarifas de datos.

Se trata sólo de un primer paso. "A finales de verano, estas ciudades verán mejorada la cobertura en exteriores hasta un 85% y un 60% en el interior de los edificios", puntualizan desde Vodafone. La compañía espera desplegar 1.000 estaciones base durante los próximos meses. Con esta iniciativa, sin embargo, la operadora se adelanta a sus competidoras Orange y Yoigo, que planean comenzar a ofrecer conexión LTE a finales de este año y que han decidido colaborar para tratar de hacer frente al avance de las otras dos operadoras españolas. Se espera que Movistar también ofrezca acceso LTE antes de que acabe el año 2013, aunque por el momento la compañía no ha realizado ningún anuncio oficial.

Todas estas iniciativas tendrán en común la baja cobertura y penetración. Europa ha acordado usar la banda de los 800 MHz para proveer servicios de telefonía 4G pero esta frecuencia, en varios países de la Unión, está ocupada actualmente por emisiones de televisión digital terrestre y no quedará libre hasta mediados del próximo año.

A las operadoras que han decidido seguir adelante con el despliegue no les ha quedado otro remedio que recurrir a las bandas de 1.800 y 2.600 MHz, de menos alcance y capacidad de penetración en los edificios. En otros países, como Reino Unido y Alemania, ya existen servicios comerciales de acceso usando estas bandas. En España hasta ahora sólo había programas piloto en áreas restringidas. LTE, sin embargo, ya está desplegado en muchas regiones del mundo. Es común en varios países asiáticos, está ya implantado en Estados Unidos e incluso tiene un despliegue incipiente en América Latina.

Para el gran despliegue de LTE en España habrá que esperar casi un año, a pesar de que las operadoras lo necesitan con urgencia. El número de usuarios que utilizan datos móviles se ha multiplicado por cinco en los últimos cinco años en Europa Occidental, y el consumo de datos es siete veces mayor que el que hacíamos en 2009. La infraestructura 3G actual se ha quedado corta y a menudo es insuficiente para abastecer los grandes núcleos urbanos.

Las nuevas redes de telefonía no traerán sólo mayor velocidad de descarga y subida de datos. Tendrá también menor latencia, haciendo posible su uso, por ejemplo, en juegos multijugador u otras aplicaciones que hasta ahora resultaban complicadas en movilidad.

La migración de algunos clientes a las nuevas bandas de acceso podría descongestionar parte del espectro que ahora se utiliza en 3G, pero para aquellos usuarios que no estén dentro de la zona de cobertura habrá también mejoras en la infraestructura. Desde principios de año varias operadoras están instalando una nueva tecnología capaz de mejorar la velocidad de los móviles y tabletas, la conocido como 3G Dual Carrier. Es un sistema de transmisión de datos muy superior al actual HSDPA y con el que es posible conseguir velocidades de descarga de hasta 43 Mbps. No es cuarta generación... pero casi.

Con 4G se consiguen hasta 150 Mbps de descarga y 50 de subida de datos en movilidad, y con una latencia menor.

Sólo siete ciudades españolas tienen acceso a redes 4G y no en todos sus barrios. La cobertura irá creciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario