01 noviembre 2014

Halloween no es una fiesta idónea para los niños

A pesar de que tiene poco que ver con la cultura de la Comunidad, la fiesta de Halloween se ha convertido ya en una fiesta totalmente establecida. De hecho, en Valencia cada año se deja notar con más fuerza: fiestas, eventos, actividades especiales, decoración, disfraces... Y siempre que una fiesta coge impulso, la calle es la que nota el cambio. Tanto que en los últimos años el Ayuntamiento ha tenido que cambiar su previsión habitual porque el número de gente en la calle se multiplica: de hecho, desde el Consistorio creen que la afluencia no tiene nada que envidiar a la que puede registrarse cualquier día de Fallas.

Por esa razón, el Ayuntamiento lleva ya dos años preparando un dispositivo especial en la víspera de Todos los Santos, algo que con casi total probabilidad repetirá en este 2014. Sobre todo porque, más allá de la tradición, la fiesta convierte a muchos puntos de la ciudad en un enorme botellón que supone molestias, ruidos y daños en el mobiliario urbano. Así, durante esta semana se prepara un plan especial que, en principio (todavía está por concretar de forma definitiva), podría contar con cifras muy similares a las de cualquier fiesta grande y a las de otros fines de semana de Halloweens pasados. Por ejemplo, se pondrán en marcha más de 400 agentes de seguridad, sumando a los de la Policia Local, Policía Nacional y Policía Autonómica. Esto es, un plan muy similar al que se prepara para los días de fiesta grande en la ciudad.

En los últimos años son varias las zonas de Valencia que han registrado botellones durante el fin de semana de Halloween, y será esas las que se vigilen especialmente. Ciutat Vella es uno de los puntos complicados; el año pasado la Policía controló diversos accesos al casco histórico para evitar que la gente pasara con alcohol (plaza del Ayuntamiento y plaza de la Virgen especialmente) y aumentó la vigilancia en otros puntos como la plaza de España, Tarongers, San José o el Paseo Marítimo, junto a la playa

Pero al margen de la fiesta en la calle, el auge de la celebración del Día de los Muertos motiva que se pongan en marcha otras actividades oficiales y aumente la afluencia. Por ejemplo, durante la tarde-noche del viernes 31 de octubre se celebrará la I Edición de la carrera Halloween Road, presenrtada la semana pasada por el diputado provincial de deportes, Miguel Bailach, el concejal de deportes del Ayuntamiento de Valencia, Cristóbal Grau, y los representantes de la prueba, Pau Monreal y Rafael Fernández. La carrera nace de la idea de "correr cuando se tiene miedo" y se premia al que mejor disfraz luzca durante el evento. Será en la Marina Real Juan Carlos I, con 4 kilómetros de recorrido y 14 puntos de animación, incluyendo un Fun Park abierto hasta la medianoche.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario