22 noviembre 2014

El negro y el gris han desaparecido de los armarios por la crisis

El cuento del color ha comenzado. El relato transcurre en estos primeros meses de primavera, cuando algunas de las caras más famosas se enfundan vestidos, cortos o largos, teñidos en los tonos cromáticos más potentes. 

Porque las pasarelas han decidido que, frente a la crisis, lo mejor es poner buena cara. Así que esta no ha influido un ápice en la apuesta de los principales diseñadores para apartar definitivamente el negro y el gris de nuestros armarios. Y el color ha sido la mejor respuesta a la pregunta qué me pongo para una fiesta. 

Todo un éxito de convocatoria.La angelical Diane Kruger se presenta con un modelo corto de Jil Sander, confeccionado en la gama más dura del color femenino por excelencia, el fucsia. Para azules, el de Moschino que viste Aitana Sáchez-Gijón. 

El verde llega de la mano de Paz Vega y Jemina Khan, mientras que el rosa aparece de forma tímida en los cuerpos de Camilla Belle y Rachel Bilson. 

El siempre difícil amarillo demuestra en esta ocasión que puede ser una opción ganadora de la mano de Kate Hudson. Con este modelo de Dior, tipo túnica, la actriz se cuela en el relato para dar vida a una silueta de lo más sugerente. La historia está servida y los personajes presentados.Ahora queda un nuevo érase una vez que es de naturaleza personal e intransferible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario